El llano en Uayma

El llano en Uayma

20/10/2021

Por: Itzel Chan y Miguel Cocom

Fotografía: Gary Lara y Ana Pananá

(Un largo cambio de juego: del “Aquí no” al “Aquí sí”)

En Uayma, si se patea con suficiente fuerza el balón es probable que la pelota abandone la cancha de soccer y termine en alguno de los territorios vecinos: Espita, Temozón o Valladolid. La superficie de este municipio, ubicado en el oriente de Yucatán, representa apenas el 0.5% de todo el territorio estatal.

De acuerdo con el último censo realizado por el Inegi, la población es de poco más de 4 mil habitantes, mitad mujeres, mitad hombres. Mientras se necesitarían 65 parques con la capacidad del Parque Kukulcán para dar cabida a los habitantes de Mérida, la población total de Uayma cabría cuatro veces cómodamente sentada en la casa de los Leones de Yucatán.

Uayma en lengua maya significa “Aquí no”. En efecto, algunos indicadores parecen señalar que el terreno es accidentado para que ruede el balón del bienestar y de las oportunidades: de acuerdo con datos del Coneval, cerca del 90% de la población vive en pobreza, por lo que el municipio presenta un grado de rezago social Alto. También, es uno de los municipios con más brechas educativas, ya que el grado promedio de escolaridad es de 6.7 años; es decir, la mayoría de sus habitantes sólo han concluido la primaria.

No obstante, en medio de este panorama en el que la cancha está cuesta arriba hay un grupo de jóvenes y mujeres que se han organizado para jugar futbol soccer todos los fines de semana y decir “Aquí Sí”: “Aquí Sí” se pueden escribir historias diferentes, “Aquí Sí” es posible que ruede el balón, “Aquí Sí” se puede tirar un largo cambio de juego que permita modificar la dinámica social desde lo que sucede dentro de una cancha de soccer. De esta forma, el llano en Uayma florece gracias a una lluvia de goles y de desbordes de inclusión y equidad.

Y así como Argentina tiene a sus “Leonas” de la selección femenil de hockey sobre pasto; así como están las “Leonas” de la Universidad de Chile, las del Athletic Club en Bilbao o las “Leonas Indomables” del equipo femenino de Camerún, el oriente del estado también tiene a sus felinas.

“Leonas de Uayma” se hace llamar el colectivo de mujeres que alzan la voz y el balón en Yucatán. Y aunque en la península no se halla registro alguno de este felino, estas mujeres mayahablantes se identifican plenamente con sus características: son luchadoras, emprendedoras, hacen todo para salir adelante y sacar la garra cuando se trata de nivelar el marcador y las circunstancias.

 

Silbatazo inicial

“La tierra entre tus pies

gira como nunca

prodigiosamente bella”

 

Blanca Varela

 

El equipo se conformó en plena pandemia por coronavirus (Covid-19) y con motivo de un torneo amistoso. “Todo comenzó con una cascarita que se organizó por personas del pueblo y para nuestra sorpresa hubo participación de jovencitas, señoras y mujeres de diferentes edades, quienes nos dimos cuenta que el futbol puede existir en Uayma”, compartió Alma Noemí Balam, mejor conocida como ‘Almi’.

Para ella, quien ha sentido la pasión por el futbol desde los 12 años, esto fue una señal, así que se organizó con otras mujeres de la comunidad, como doña Soco, doña Milda y Sarahí, para convocar a todas aquellas que quisieran unirse y practicar la actividad con mayor disciplina.

Al inicio lograron reunir a 18 mujeres y conforme pasó el tiempo, se fueron sumando hasta ahora ser 23 las que integran un equipo que juega tanto soccer como Fut 7. Las edades de las integrantes oscilan entre los 15 y 35 años, lo que significa que además de sus roles en el campo como porteras, defensas, medias o delanteras, más allá del terreno de juego también son estudiantes, mujeres trabajadoras, emprendedoras, amas de casa y jefas de familia. Es decir, ganan en la cancha y también fuera de ella.

Todas las integrantes dedican en promedio ocho horas a la semana para practicar y así fortalecer las habilidades que les permiten enfrentar a sus contrincantes, entre las que se encuentran Monarcas de Valladolid y las Jaguarcitas. Las “Leonas” son el único equipo femenil en su municipio por lo que participan en ligas vallisoletanas o deben organizar partidos con escuadras de Kaua, Temozón o Chemax. Cuando así sucede, desde antes del encuentro deben planear muy bien su primera gran jugada: ponerse de acuerdo para ver lo del transporte y dividir el gasto entre todas.

Algunas de ellas asisten a los entrenamientos con sus hijas e hijos cuando no encuentran quien las apoye en el cuidado, otras más, corren a sus hogares a preparar la cena para los integrantes de sus familias y deben organizar sus actividades del día siguiente que mayormente comienza a las 4:30 de la mañana.

Hay quienes no tienen la responsabilidad de llegar a sus casas directamente por ser jefas de familia, pero al ser menores de edad, sólo cuentan con la autorización de sus padres y madres para que acudan únicamente al entrenamiento. Tal es el caso de Ashlin Tuz, Ingrid Ciau y Bety Balam, siendo las más jóvenes de la plantilla con edades que no sobrepasan los 16 años. En el futbol femenino, ese tercer tiempo que se acostumbra después del partido, aún no es reglamentario.

En entrevista, compartieron que comenzaron desde hace cinco meses en el equipo, pero desde antes su pasión por el futbol ya existía y agradecen la oportunidad de jugar en su propio municipio. Con ellas se cumple uno de los propósitos de las “Leonas de Uayma”, ya que aspiran a ser una inspiración para las niñas y jóvenes de su comunidad, pues desean que tengan la certeza que los deportes son para todas y todos, sin excepción. A nivel de cancha es como se construye la igualdad.

Y vaya que lo están logrando. Ahora, tanto sus entrenamientos como sus partidos se han convertido en un espacio de recreación y sana convivencia para los habitantes del municipio, que en cuanto se enteran que hay alguna actividad de las ‘Leonas’, corren a llenar las gradas para apoyar a sus representantes. Durante esos minutos el balón rueda con facilidad en el llano de Uayma.

 

Un largo pase de Guam a Uayma

Hace unos años, en la región de Micronesia, específicamente en la isla de Guam, un grupo de mujeres se organizó para darle un mayor impulso al futbol femenino. Lo primero que pusieron en marcha fue la ‘Liga de Mamás’, para que las jefas de familia que llevaban a sus hijos al entrenamiento, también aprovecharan el tiempo y las instalaciones deportivas. El resultado, unos meses después la participación femenina era mayor que la masculina en el resto de las categorías.

La pelota que rueda en una ínsula, lo mismo hace en la península. Así, las Leonas de Uayma se han atrevido a patear el balón en medio de un ambiente que por muchos años marcó una brecha entre hombres y mujeres, prueba de ello es el dato que ha compartido Claudia Pedraza, doctora en Ciencias Políticas y especialista en temas de género y comunicación, indicando que aún falta perspectiva de género en el futbol femenil en México, en materia de apoyos, condiciones laborales y de entrenamiento, patrocinios y derechos de transmisión.

La Estrategia de la FIFA para el futbol femenino es “adoptar medidas concretas para empoderar a mujeres y niñas, que hagan del fútbol un deporte para todos y se opongan a la discriminación por género”. La meta trazada al 2026 es aumentar el grado de participación femenil en todo el mundo, alcanzando los 60 millones de jugadoras.

Y en Uayma, ya hay 23 futbolistas listas para sumarse a esa meta, encarar los siguientes partidos y seguir con la racha positiva, ya que el pasado fin de semana derrotaron por 5 a 0 a un combinado de Tohopkú y, al siguiente día, se llevaron el triunfo por 2 a 0 en un encuentro amistoso. Rueda el balón, se mueven las redes y cambia la dinámica social en el oriente de la entidad.

Si te interesa conocer más de las Leonas, sus resultados, próximos partidos y formas en las que se les puede apoyar, visita su perfil de FBhttps://www.facebook.com/Las-Leonas-De-Uayma-102309238734273