Cuarto Misterio: El muro más grande de Yucatán

Cuarto Misterio: El muro más grande de Yucatán

22/11/2021

Por El Conde de Montecristo

En el verano de 2017 decenas de familias de Vista Alegre fueron notificadas por un actuario de la Procuraduría Agraria con la presencia ilegal de una abogada que, a su vez, acudió en “representación” de los ejidatarios de Chuburná que afirmaron que sus propiedades estaban construidos sobre terrenos ejidales.

La denuncia, que lleva ya varios años, reveló también uno de los misterios urbanos de la zona y que desde años atrás había empezado a tomar curso entre este sector del nororiente de Mérida, principalmente cuando en años pasados se incendiaban los pocos terrenos baldíos que quedaban en la zona.

Investigaciones a cargo de ingenieros y topógrafos que viven en esta comunidad revelaron que detrás de las modernas construcciones y fraccionamientos existen evidencias del que podría ser el muro de mampostería más grande que jamás se haya construido en Yucatán.

De acuerdo con datos recabados el muro, de aproximadamente 6 kilómetros de largo, inicia visiblemente a la altura de la calle 2A de lo que hoy es Jardines de Mérida, en el cruce de la avenida José Díaz Bolio, y continúa en línea recta hasta el Anillo Periférico, atravesando más de 10 fraccionamientos.

La documentación refiere que este muro fue una estructura de la antigua hacienda Vista Alegre, durante su transición de hacienda ganadera a henequenera. Vista Alegre es una de las 51 haciendas ubicadas en la capital yucateca. Su nombre va ligado a la familia Aristi, propietaria del casco principal, cercano a lo que hoy se conoce como “Monumento a las Haciendas”, glorieta creada durante la administración de Luis Correa Mena, en el llamado “miniperíodo”.

Si bien durante la administración municipal de Patricio Patrón Laviada la hacienda Vista Alegre no figuró dentro de los llamados “sitios patrimoniales”, se sabe que en sendas sesiones extraordinarias de Cabildo verificadas los días 11 de septiembre de 1996 y 27 de mayo de 1997, fueron aprobadas dos propuestas para declarar estos sitios como parte de la primera fase de un proyecto concebido con el único propósito de conservar construcciones que forman parte de nuestra historia.

El ingeniero Antonio Pacheco Gasca, vecino de la zona, revela que durante las investigaciones para desarticular las operaciones de la mafia agraria que alteró planos oficiales para delimitar los límites de la hacienda Vista Alegre y los correspondientes al ejido de Chuburná se descubrieron planos que revelaban los verdaderos linderos de lo que eran los límites de la hacienda Vista Alegre y los que documentaban el antiguo camino a Conkal, que en este caso, corresponde a lo que hoy es conocido precisamente como la avenida Correa Rachó, inaugurada durante la administración municipal de Ana Rosa Payán Cervera.

Si se toma en cuenta que un metro cuadrado de construcción de este tipo de muro podría costar entre 500 y 600 pesos, hoy, la erección de una estructura de esta naturaleza podría alcanzar una cantidad considerable, afirma el ingeniero Pacheco, quien documentó los trazos de este muro que en algunos tramos todavía es visible en su esplendor.

De acuerdo con versiones recabadas, junto al muro existía, en su parte interior, una estrecha vereda que era utilizada por criadores de cabras que llegaban de Cholul para vender leche de ese animal a los vecinos de las colonias Díaz Ordaz y posteriormente a la incipiente colonia Maya, a fines de los setentas, mucho antes de que se fundara el fraccionamiento Las Aguilas.

En ese mismo sitio, agregan los vecinos, todavía existía una pista de aterrizaje de avionetas que todavía permanece.